05

Jul

2022

Artículo de opinión

La importancia de desarrollar la inteligencia emocional

  • Inicio
  • Opinión
  • La importancia de desarrollar la inteligencia emocional

Con el conocimiento de las propias emociones y de los estímulos o situaciones que las causan, también será posible identificar los estados de ánimo por los que se transita y manejarlos.

Por rosacornejo. 05 julio, 2022. Publicado en Correo, el 5 de julio de 2022.

En 1995, el psicólogo estadounidense Daniel Goleman presentó una teoría revolucionaria que priorizaba el desarrollo de la inteligencia emocional (IE) frente al del intelecto.

Durante muchos años, la IE se había considerado poco relevante en el desarrollo mental del individuo, ya que no se le reconocía como una capacidad indispensable para interpretar el mundo y realizar con coherencia las acciones propias del ser humano en el entorno que se desenvuelve.

No saber gestionar las emociones impide culminar con éxito cualquier proyecto de vida, ya que la influencia de estas, como la ira, la tristeza o el miedo, son parte importante de complejos procesos cognitivos como el razonamiento, la creatividad, el aprendizaje y la toma de decisiones.

Para desarrollar la inteligencia emocional es necesario tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:
Conocerse a sí mismo: el autoconocimiento permitirá conocer las propias fortalezas y debilidades.

Conocer y reconocer las emociones, y manejar los estados de ánimo: con el conocimiento de las propias emociones y de los estímulos o situaciones que las causan, también será posible identificar los estados de ánimo por los que se transita y manejarlos.

Reconocer las emociones ajenas: del mismo modo que debemos conocer nuestras propias emociones, es necesario conocer las emociones que se esconden detrás de los actos de las demás personas.

Desarrollar la empatía: mantener relaciones interpersonales más respetuosas, acercándonos a los demás sin juzgarlos, y aceptar a las personas como son. Todo esto permite una mayor fluidez en las relaciones interpersonales, un mayor grado de madurez de las personas y un mayor bienestar.

Identificar, evaluar y modificar los pensamientos: para poder controlar nuestro comportamiento, antes debemos aprender a controlar nuestros pensamientos, ya que ellos nos permiten experimentar la emociones y, por lo tanto, actuar a partir de ellas.

Este es un artículo de opinión. Las ideas y opiniones expresadas aquí son de responsabilidad del autor.

Comparte: