28

Ago

2023

“El dolor cervical es una de las principales causas de discapacidad en el mundo”

  • Inicio
  • Académico
  • “El dolor cervical es una de las principales causas de discapacidad en el mundo”

El dolor cervical es una causa importante de discapacidad global, impone una pesada carga en la salud de quienes lo padecen y en las economías, ya que afecta la productividad de las personas.

Por Gabriela Hernández. 28 agosto, 2023. Publicado en Correo, el 28 de agosto del 2023

El doctor Tomás Nakazato, especialista en Medicina física y Rehabilitación, y profesor de la Universidad de Piura, analiza las causas de este problema de salud, las formas de tratamiento y su relación directa con el uso prolongado de aparatos tecnológicos, especialmente, tras la pandemia del COVID-19. Estos hallazgos resultaron de un estudio que el médico y su equipo de investigación de la Facultad de Medicina de la UDEP realizaron entre jóvenes y adultos peruanos.

¿Por qué es necesario poner atención sobre el problema del dolor cervical o cervicalgia?

Cada vez más, en la consulta médica cotidiana, se ven casos de dolor de cuello y, especialmente, en pacientes jóvenes. Consideramos que es un problema bastante serio, pues el 30% de la población lo tiene. El dolor cervical está dentro de las primeras seis causas de discapacidad; el dolor de cuello no solo genera sufrimiento en el paciente, sino que representa una verdadera carga en la sociedad. Ocasiona que los estudiantes no rindan académicamente a cabalidad, que los trabajadores tengan que estar pidiendo descanso y recibiendo tratamientos médicos permanentemente, etc. Todo esto conlleva a deterioro de los niveles sociales y económicos de países como el nuestro.

¿A qué se debe la prevalencia de esta condición médica?

En el estudio “Prevalencia del dolor cervical crónico antes y después de las restricciones por la COVID-19 y su relación con la visualización de pantallas de dispositivos conectados a Internet” no solo encontramos un aumento de la prevalencia después de la pandemia por COVID-19, sino también una asociación con la visualización prolongada de aparatos conectados a internet (teléfonos celulares, computadoras, televisores, tabletas, etc.).

Esta acción hace que tengamos posturas estáticas sostenidas en las diferentes articulaciones de nuestro cuerpo. Una de las partes que más sufre es la columna cervical, lo que ocasiona el dolor crónico del cuello.

¿Por qué se afecta tanto esta zona en particular?

La columna cervical está conformada por las vértebras, los discos intervertebrales, sus ligamentos y los músculos paraespinales. Los discos son las estructuras avasculares más grandes de nuestro cuerpo; es decir, no tienen vasos sanguíneos, por lo que necesitan del movimiento para nutrirse continuamente. Si se mantiene una postura estática durante varias horas, en el transcurso de los meses o de los años, empezará a haber un trastorno degenerativo y, finalmente, dolor. De hecho, ahora, el riesgo de que una persona tenga dolor en el cuello se incrementa con cada año de vida que pasa, por el uso prolongado de estos dispositivos.

No es necesario que exista una lesión traumática para que haya daño en la cervical…

La mayoría cree que la lesión de los ligamentos y los discos solo se produce por accidentes como los de tránsito o una caída, o por cargar pesos excesivos, pero no tomamos en cuenta que permanecer estáticos, conectados a estos aparatos por periodos prolongados, también puede ocasionar el deterioro de estas estructuras, lo que genera inflamación, contracturas y, finalmente, dolor crónico.

¿Cómo se diagnostica el dolor cervical?

Se debe tener en cuenta que alrededor del 80% de las cervicalgias son inespecíficas, es decir, no se van a encontrar alteraciones significativas en los exámenes auxiliares (tales como las radiografías, tomografías, resonancias magnéticas, electromiografías, análisis de sangre, etc.). Ello se debe a que el deterioro de los discos y ligamentos es a nivel ultraestructural, por lo que los cambios no se evidencian con los estudios en esta etapa inicial. Es un error frecuente creer que como los estudios “son normales”, el dolor de cuello es solo “por estrés” o “de origen psicosomático”.

El diagnóstico se basa en la anamnesis y el examen clínico. En la consulta médica, el paciente refiere que tiene dolor cervical progresivo, y que, a veces, paradójicamente se agrava con la falta de movimiento (por ejemplo, durante el sueño o el reposo). En el examen físico de la zona, se evidenciará dolor por movilización de la columna cervical con limitación de los rangos articulares, y se objetivará dolor a la palpación de los ligamentos interespinosos y de los músculos paravertebrales, en los cuales se detectarán puntos dolorosos (“puntos gatillo”) y un aumento de su consistencia (bandas tensas que se describen como “contracturas”).

¿Cuál es el tratamiento para este dolor crónico?

El tratamiento consiste en una combinación de analgésicos, antiinflamatorios y relajantes musculares, los cuales bridan alivio temporal. Además, se debe prescribirse un programa de rehabilitación que incluya medios físicos (como electroterapia, termoterapia, masoterapia y ejercicio terapéutico), así como la realización de procedimientos médicos fisiátricos, tales como la aplicación de aguja seca, infiltraciones y bloqueos paraespinosos, para los casos más rebeldes. Sin un diagnóstico adecuado del cuadro clínico de dolor cervical crónico, no se podrán tener resultados terapéuticos satisfactorios.

Una vez aliviado el dolor, se debe tratar el problema que originó el cuadro: la postura estática sostenida. El paciente debe iniciar un programa de ejercicios cervicales en forma regular y evitar la visualización prolongada de las pantallas de los aparatos conectados a la internet.

¿Es posible prevenirlo?

Este trastorno es muy fácil de prevenir si empezamos a tomar medidas como la movilización de la columna cervical. En las empresas, por ejemplo, tenemos lo que se conoce como pausas activas. Cada una o dos horas, se toman un espacio de cinco o diez minutos para mover las articulaciones. De esta manera, se lubrican y se nutren adecuadamente. Con esto, se pueden prevenir fácilmente estos cuadros dolorosos crónicos. Pero, sucede que, esos cinco o diez minutos de pausa activa terminan convirtiéndose en espacios para revisar el teléfono celular, por lo que la pausa activa no cumple su propósito. Se recomienda el movimiento para mantener la columna cervical saludable.

Comparte:
es_ESES