24

Abr

2023

José Olaya: bicentenario de su inmolación por el Perú

  • Inicio
  • Opinión
  • José Olaya: bicentenario de su inmolación por el Perú

Luis Antonio Eguiguren Escudero (1887-1967) piurano historiador, comprometido con el Perú, su patria grande, admiró profundamente al mártir pescador. Eguiguren pasó apreciados momentos de su vida en Chorrillos, tierra de Olaya.

Por Luis Eguiguren. 24 abril, 2023.

El 29 de junio de 1823, después de ser torturado, se inmoló por nuestra patria José Olaya Balandra. Fue fusilado por el Ejército Realista en el Callejón de Petateros, hoy Pasaje Olaya, adyacente a la Plaza Mayor de Lima, frente a Palacio de Gobierno. Estamos próximos a conmemorar el bicentenario de este hecho ejemplar de profunda lealtad a la causa de la independencia del Perú.

Luis Antonio Eguiguren Escudero (1887-1967) piurano historiador, comprometido con el Perú, su patria grande, admiró profundamente al mártir pescador. Eguiguren pasó apreciados momentos de su vida en Chorrillos, tierra de Olaya. Ahí transcurrieron los primeros años del hogar que formó, después de contraer matrimonio, el 27 de diciembre de 1920, con su querida esposa Rosa Barragán Rodríguez (1892-1959). En Chorrillos, también, vio nacer a sus dos hijos, Luis José (1920) y María Jesús (1922).

Los escritos sobre Olaya
Consecuente con su fervor por Olaya, Eguiguren preparó y publicó, en 1945 —con su propio peculio— la obra: «El mártir pescador José Silverio Olaya». Segundo título de la Colección Nuestros Héroes, que había iniciado en 1942, cuando publicó «El estudiante de medicina Daniel Carrión: proceso judicial sobre su gloriosa muerte».

La obra conmemorativa y documental del mártir pescador hay que apreciarla en el contexto de la vida del autor, Eguiguren. Culminó la obra a sus 57 años, después de haber experimentado un sinnúmero penalidades en su afán por realizar, a través de su intervención en política, ideales de libertad y democracia para el Perú, en un clima de respeto a la justicia.

Entre tales penalidades, se cuentan las iniciadas el 14 de agosto de 1934, cuando el gobierno de turno clausuró injustamente el Diario “Ahora” y la imprenta que Eguiguren había adquirido para publicar obras en beneficio del Perú, como esta sobre Olaya. Además, desde fines de 1936 hasta fines de 1939, el mismo gobierno autocrático, vigente entre el 30 de abril de 1933 y el 8 de diciembre de 1939, mantuvo a Eguiguren, privado de su libertad por más de tres años, , encerrándolo en su domicilio, a causa de haber sido quien iba triunfando en las elecciones del 11 de octubre de 1936, anuladas ilícitamente el 4 de noviembre.

El fervor de Eguiguren por Olaya
Respecto a Chorrillos así se expresa Eguiguren: “Mucho estudié e investigué en aquel sitio tranquilo, hasta el día en que los esbirros [del gobierno] rompieron cerraduras, arrasaron mi biblioteca y por fin me obligaron a la emigración de tan recordado sitio”. Luego, el terremoto del 24 de mayo de 1940 dejó su casa de Chorrillos inhabitable. Todos estos hechos adversos no amilanaron a Eguiguren, y continuó con sus iniciativas editoriales a sus propias expensas, como la monografía sobre Olaya; pretendiendo contribuir, con tales publicaciones, a favorecer el espíritu nacional según el lema de su partido político Social Demócrata: “Solo el patriotismo salvará al Perú”.

Todas esas y tantas otras tribulaciones encendieron el fervor de Eguiguren por Olaya, que expone desde las primeras páginas de su libro, hoy disponible en formato electrónico, en el portal de la Biblioteca Bicentenario. Ahí está una reseña del libro: “Es una de las primeras contribuciones historiográficas sobre los llamados héroes populares. En ella no solo destaca la novedad del personaje en estudio, sino también la gran habilidad del investigador en su labor de búsqueda documental. Se menciona en el texto que entre la gran parte de la documentación perdida durante la Guerra del Pacífico y el infame incendio a Chorrillos, pudo haberse encontrado referencias del mártir chorrillano. La obra está constituida por diversos apartados, sobre la familia y genealogía de José Olaya, los hechos sucedidos en Lima durante los años de la guerra independentista, la ocupación por parte de Rodil, así como las hazañas del personaje principal. […] adjunta además los testamentos de José Apolinario Olaya y Melchora Balandra, padres del héroe, así como los decretos de 1823 y 1847 en los que se le hace homenaje.”

La obra se divide en 15 capítulos y 224 páginas: 168 de indagación histórica, y luego documentos transcritos por Eguiguren.

Es una de las primeras, pocas y más extensas monografías sobre Olaya. En 1953, cuando se conmemoraron los 130 años de su inmolación, Eguiguren recibió la Medalla de Oro y Diploma de Honor del Consejo Distrital de Chorrillos, en mérito a su obra honrando al mártir.

Eguiguren también expone circunstancias inmediatas del acto heroico incluyendo información comentada sobre actores, como Rodil, Tagle y Riva-Agüero.

Además, contrasta el temple de Olaya con quienes llama “pupilos del Real Felipe”. refugiados en el último bastión realista, al frente del brigadier Rodil. Realza el heroísmo del padre Mariluz, confesor de doña Melchora (madre de Olaya), fusilado, en el Real Felipe, por negarse a revelar —conminado por la autoridad— lo que sabía bajo sigilo sacramental, por la confesión impartida antes a un condenado, secreto que debía guardar hasta la muerte, según su fe católica.

Comparte:
es_ESES