23

May

2022

La paz interior es una sensación de calma en la que dejamos de luchar contra los pensamientos y las emociones negativas y perturbadoras. Es un estado en el que nos apartamos mental y emocionalmente de los problemas y conflictos cotidianos.

Por Jaime Ancajima. 23 mayo, 2022. Publicado en El Tiempo, el 21 de mayo del 2022.

Vivimos en una sociedad convulsa y con un estilo de vida muy agitado por los constantes problemas económicos, sociales, robos, crímenes, violencia sexual, y muchos más, que hacen muy difícil vivir en paz y con tranquilidad; por lo que, la paz interior se ha convertido en un lujo.

Hoy en día tenemos poco tiempo para descansar debido a la gran cantidad de obligaciones asumidas. Reencontrar la paz interior es fundamental para nuestro bienestar. El portal Rincón de la Psicología nos explica que la paz interior es una sensación subjetiva de bienestar, es impalpable pero muy real ya que nos llena de una profunda tranquilidad. Es un estado en el que nos liberamos de nuestras principales preocupaciones, miedos, estrés y sufrimiento. Significa ser conscientes de las maravillas de la vida y sentirse plenamente conectados con el universo y con nosotros mismos.

La paz interior es una sensación de calma en la que dejamos de luchar contra los pensamientos y las emociones negativas y perturbadoras. Es un estado en el que nos apartamos mental y emocionalmente de los problemas y conflictos cotidianos.

Los especialistas nos recomiendan atender las siguientes claves para alcanzar la paz interior: primero tiempo a solas y hacer las paces con uno mismo; luego, aceptar los pensamientos y emociones negativas, pues cuando aprendemos a vivirlos perderán su poder sobre nosotros y lograremos liberarnos de su carga. Asimismo, recomiendan evitar la crítica destructiva pues no solo hace daño a quien es criticado sino también a quien emite ese juicio de valor. Se trata de aprender a no juzgar y ser más tolerantes y flexibles.

Simplifiquemos nuestra vida, preguntándonos si estamos haciendo lo que realmente nos gusta o si estamos perdiendo el tiempo inútilmente. Practiquemos la gratitud pues siempre hay algo por lo cual dar gracias, solo hay que aprender a valorar las cosas que damos por descontado.

Demos sin esperar recibir algo a cambio y reencontremos el placer que implica el acto de dar. Aprendamos a vivir plenamente el presente, dejemos ir algunos pensamientos y practiquemos el desapego a las cosas y a las personas.

François de La Rochefoucauld dijo: «Pocas cosas son necesarias para hacer feliz al hombre sabio, pero nada satisface al tonto; esta es la razón de que gran parte de la humanidad sea miserable» y «El primero de los bienes después de la salud es la paz interior». Comprendámonos, aceptémonos y perdonémonos. La decisión es nuestra.

Este es un artículo de opinión. Las ideas y opiniones expresadas aquí son de responsabilidad del autor.

Comparte: