Parece chiste, pero es anécdota 

Por , publicado el 6 de diciembre de 2023

Las redes sociales ofrecen un repertorio de frases que, por razones diversas, se tornan virales hasta que otras las sustituyen. El título de este artículo, por ejemplo, es una de esas frases virales que da cuenta de cómo los hablantes reconocen y distinguen los tipos de textos con los que se interactúa en una sociedad. 

El chiste y la anécdota tienen en común que en ellos predomina la narración, pues su intención es contar algo. En el chiste, lo que se cuenta es ficción, y ya que es un texto humorístico, no tiene que sujetarse a la realidad, a la que muchas veces ridiculiza con el fin de provocar risa. En cambio, la anécdota, que también cuenta algo, no es un texto ficcional, pues la historia contada se basa en una vivencia personal y real, que no necesariamente busca provocar risa. 

Ahora bien, el que un hablante logre distinguir entre uno y otro texto se explica gracias a lo que en didáctica de lenguas se denomina competencia discursiva; esto es, la capacidad por la que los hablantes usan su idioma para la producción de textos (orales o escritos), cohesionados y coherentes, con los que se desenvuelven eficaz y adecuadamente en una situación comunicativa determinada. Esta competencia, que forma parte de la competencia comunicativa del hablante, implica «el dominio de las habilidades y estrategias que permiten a los interlocutores producir e interpretar textos, así como el de los rasgos y características propias de los distintos géneros discursivos de la comunidad de habla en que la persona se desenvuelve» (Instituto Cervantes, Diccionario de términos clave de E/LE, 2023). 

Nótese en la cita anterior que esta competencia es variable según la sociedad en la que el hablante se desenvuelve, pues no en todas se usan los mismos textos ni lo hacen de la misma manera, ya que los textos no son productos naturales sino culturales. Pensemos, por ejemplo, en la canción (un texto oral musicalizado) que acompaña la hora de soplar las velas en los cumpleaños y en cómo varía, en español, según el país donde se cante. Asimismo, esta competencia puede ser productiva, si debemos elaborar el texto (una carta, contar un chiste, hacer una llamada, un brindis…), o bien, receptiva, si lo debemos interpretar (una noticia, un aviso, un anuncio publicitario…). 

De otro lado, contar un chiste requiere su técnica, porque no todos son iguales: están los del colmo (¿Cuál es el colmo de…?), los de Jaimito en el colegio, los que empiezan como una historia (Había una vez un hombre que…; Esto era un perro que…), y más. En cualquier caso, con solo las palabras iniciales se despierta una expectativa sobre el texto que estamos escuchando o leyendo o que debemos producir. Y si este no cumple con esas expectativas, puede ser rechazado.  

Esta tarea de producción e interpretación se facilita gracias a la intertextualidad, propiedad textual por la que el hablante es capaz de reconocer, según su competencia discursiva, a qué tipo de texto se enfrenta (chiste o anécdota, por ejemplo), así como de vincular ese texto con otros de su mismo género textual e, incluso, con otros textos que pueden aparecer explícita o implícitamente en él. Así, si alguien dice “Ir o no ir; esa es la cuestión”, podemos reconocer en ese enunciado la referencia a la célebre frase de la tragedia shakesperiana Hamlet. 

Finalmente, si bien la competencia discursiva se puede desarrollar de manera indirecta a medida que aprendemos el idioma e interactuamos socialmente, también requiere una enseñanza formal, generalmente en la escuela, en la que se prioriza el aprendizaje de ciertos tipos de textos frecuentes en la sociedad: la carta, la solicitud, el cuento, la receta, el manual de instrucciones… El conocerlos, distinguirlos, producirlos e interpretarlos supone un esfuerzo progresivo y secuencial que, ciertamente, no se termina en la etapa escolar. Conoceremos y usaremos los textos con los que más interactuemos desde nuestro ámbito social, académico o profesional. 

Un comentario

  • Silvina dice:

    Hola. Ya me ha pasado con más de un artículo, incluyendo este. No puedo compartirlo en Facebook. Sale la palabra ERROR.
    Ojalá se solucione. Gracias.

Deja un comentario

×
es_ESES_ES