La concordancia 

Por , publicado el 29 de septiembre de 2021

Decimos que existe concordancia cuando encontramos correspondencia o conformidad de una cosa con otra; así, por ejemplo, cuando se afirma que El Congreso actuó en concordancia con su reglamento interno al separar al diputado por la falta grave, significa que hay conformidad entre la actuación del Congreso y su reglamento interno.

En teoría gramatical la concordancia es la «congruencia obligatoria de marcas establecida  entre los accidentes gramaticales (es decir, las informaciones flexivas) de dos o más elementos que se hallan relacionados sintácticamente» (RAE y ASALE, El buen uso del español, 2013: 416). En español tenemos dos tipos de concordancia: nominal y verbal.

La concordancia nominal es aquella que establecen el sustantivo (o pronombre) y sus adjuntos (determinantes y adjetivos) en relación con el género (femenino o masculino) y el número (singular o plural); así, si es un sustantivo femenino singular, sus adjuntos deberán concordar en femenino singular: la (determinante artículo) casa (sustantivo) amarilla (adjetivo); y si es un sustantivo masculino plural, sus adjuntos concordarán en masculino plural: unos (determinante indefinido) amigos (sustantivo) estupendos (adjetivo).

Además, cabe precisar que la concordancia se debe mantener entre el núcleo del sujeto (sustantivo) y el atributo (Los alumnos están nerviosos / Las alumnas están nerviosas), así como entre el núcleo del sujeto (sustantivo) y el complemento predicativo (El niño regresó contento / La niña regresó contenta). Recordemos que el atributo es aquella función que suele ir con los llamados verbos copulativos (ser, estar, parecer), que necesitan del atributo porque por sí solos no dan el sentido completo de la oración; además, para reconocerlo puedo sustituirlo por el pronombre lo que permanece invariable: Mi vecina es chiclayana (Mi vecina lo es), Mis vecinos son chiclayanos (Mis vecinos lo son). El complemento predicativo, en cambio, es aquella función parecida al atributo, pero con verbos no copulativos, cuya acción modificadora se efectúa a la vez sobre el elemento nominal y verbal: Mis hermanos viajaron contentos / Mi hermana viajó contenta.

Hay concordancia nominal también entre el pronombre y su antecedente o su consecuente (Les dije a los chicos que regresaran pronto / A los chicos les dije que regresaran pronto); así como entre el sujeto y el participio de la voz pasiva: Los resultados fueron analizados con mucha rigurosidad / Las pruebas fueron analizadas con mucha rigurosidad.

La concordancia verbal, en cambio, es aquella que se establece entre el núcleo del sujeto (sustantivo o pronombre) y el núcleo del predicado (verbo) en número (singular o plural) y persona (primera, segunda o tercera): La profesora terminó la clase (tercera persona singular) / Los profesores terminaron la clase (tercera persona plural). Aquí no podemos olvidarnos del sujeto tácito, que mantiene la concordancia con el verbo a pesar de que no aparece: Llegarás pronto (se entiende que un , segunda persona del singular) / Llegaremos pronto (se entiende que un nosotros, primera persona del plural).

Si bien son numerosos los casos de concordancia, esta vez hemos presentado solo los básicos y dejaremos para más adelante cuestiones como Solo un grupo de manifestantes llegó/llegaron hasta la puerta del director; No asistió/asistieron ni el ministro ni el viceministro; Un 68% de peruanos tiene/tienen miedo de contagiarse.

 

 

 

 

2 comentarios

  • Blanca Delgado Mostacero dice:

    Excelente artículo, profesora Eliana, me fue de mucha ayuda, estaré atenta si publica otro artículo sobre las últimas cuestiones mencionadas, muchas gracias.

  • Anónimo dice:

    Blanca, en los apellidos se acepta la discordancia? Veo que Blanca es Delgado y no está mal.

Deja un comentario

×