¿A favor o en contra? 

Por , publicado el 20 de octubre de 2021

Durante la última campaña presidencial en Perú, uno de los candidatos afirmaba con mucha convicción que él y las rondas campesinas habían contribuido al terrorismo. Por esa misma época, una cantante vernacular que apoyaba esta candidatura sacó un jingle en el que repetía, con mucho entusiasmo, que “por amor al país este lucharía por la corrupción”. ¿Ambos hechos fueron resultado de cinismo político o de confusión en el uso de las preposiciones?  Y si fue lo segundo, ¿qué la originó?

Empecemos por indicar que las preposiciones son palabras cuya función sintáctica es unir palabras y frases dentro de un enunciado, y que forman una clase gramatical cerrada, es decir, de número limitado (a, ante, bajo, con, contra, de, desde, durante, en, entre, hacia, hasta, mediante, para, por, según, sin, sobre, tras y vía), pero cuya cantidad se amplía con las locuciones preposicionales (acerca de, a favor de, de acuerdo con, debajo de, delante de, en medio de, junto a, etc.).

Según su contenido o significado, podemos distinguir entre preposiciones de contenido gramatical o funcional y preposiciones de contenido léxico. Las del primer grupo introducen complementos nominales o pronominales (complementos directos, indirectos o de régimen) como en Felicitaron a Pedro; Entrégale este sobre a Vilma; Confío en ti ciegamente, las del segundo inducen significados o manifiestan nociones semánticas dentro de un determinado contexto verbal; por ejemplo, en Mi nuevo vestido de seda la preposición de indica ‘material del que está hecho’, pero señala ‘pertenencia’ en El vestido de Juana, pero no puede desempeñar dos significados a la vez *El vestido de seda y Juana.

Comentaremos, a partir de esta distinción, los enunciados que son motivo de este escrito. En Hemos contribuido al terrorismo, el núcleo del predicado es el verbo contribuir, un verbo de régimen preposicional que exige un complemento, muy cercano al de finalidad, introducido por la preposición (Nueva gramática de la lengua española, 2009: § 36.6J)En ese sentido, el enunciado no presenta error, porque se ha empleado la preposición correcta. El problema está en el grupo nominal o término que introduce (al terrorismo), pues su núcleo, el sustantivo ‘terrorismo’, en ningún contexto tiene connotación positiva. Las tres acepciones des esta palabra: ‘dominación por el terror’, ‘sucesión de actos violentos ejecutados para infundir terror’ y ‘actuación criminal de bandas organizadas, que, reiteradamente y por lo común de modo indiscriminado, pretende crear alarma social con fines políticos’ (DLE, 2020) no dejan lugar a duda sobre su significado. Asumamos que, dominado por la emoción del momento, elidió algunas palabras y que quiso expresar alguna de estas ideas:

Hemos contribuido a la lucha contra el terrorismo.

Hemos contribuido a vencer el terrorismo.

En cuanto a la canción El lápiz, donde en la primera estrofa se sugiere que “Por el bien de nuestro país, luchando por la corrupción, Pedro Castillo ganará y cambiará la Constitución”, nos detendremos en la frase luchando por la corrupción, específicamente en la preposición por.  En la Nueva gramática de gramática de la lengua española (§ 29.8r) se señala que los grupos nominales introducidos por la preposición por adquieren diversos significados, además de localización espacial (El bar queda por la alameda) o temporal (Te visitaré por la mañana); uno de ellos es ‘aquello a favor de lo cual se actúa’ (Trabajaré por la seguridad ciudadana) y que, en este caso, por puede alternar con para o con en favor de (Trabajaré en favor de la seguridad ciudadana). No figura dentro de estos sentidos ‘aquello en contra de lo cual se actúa’. O lucho por la paz o en contra de la paz, pero no por ambos al mismo tiempo, salvo que me encuentre en el mundo distópico de 1984. ¿Qué podemos decir en este caso?: ¿que los hablantes no distinguen los usos de las preposiciones?, ¿que el carácter abstracto de las preposiciones pesa sobre los significados que su naturaleza racional establece? Y, si somos suspicaces, ¿que se apeló al “doblepiensa” del mundo orwelliano? o ¿que la persona que compuso este tema es partidaria de la tesis de que la corrupción favorece el crecimiento económico? No se piense que esto último es descabellado. El 14 de marzo de 2018, la BBC News publicó un artículo en el que se comentan las investigaciones que defienden esta idea (Odilla, F., ¿Puede llegar la corrupción a ser buena para favorecer el crecimiento económico de los países de América Latina?). Esperemos que las dos primeras preguntas nos den la respuesta.

Finalmente, para no irnos cargados de suspicacia, queda la posibilidad de que los casos expuestos correspondan a alguna variedad regional, en el que el sistema preposicional presente diferencias respecto de la norma estándar (será motivo de investigación), o sean el reflejo de desigualdades educativas, lo cual resulta grave y muy lamentable. Cualquiera sea la causa, sus efectos no se restringen a una campaña electoral ni a comentarios en plataformas sociales, pues ahondan la incomprensión entre peruanos.

Deja un comentario

×
es_ESES_ES