Año II - Número 81 Boletín semanal elaborado por la Dirección de Comunicación Agosto 2003


CONMEMORACIÓN DE LAS FIESTAS PATRIAS

Resumen del discurso de Orden pronunciado por la doctora Luz González Umeres, profesora de la facultad de Ciencias y Humanidades de la Universidad de Piura, con motivo del acto conmemorativo por Fiestas Patriasen, realizado en la sede del Gobierno regional. (Piura 25 de julio de 2003).

Me parecen oportunas unas reflexiones ante la conmemoración inminente de los 182 años del inicio de nuestra vida republicana, sobre algunos puntos válidos para cualquier circunstancia histórica posterior al 28 de julio de 1821 y oportunas, en mi opinión, para el momento que atraviesa la república peruana, en el contexto social globalizado que nos toca vivir actualmente.

a) El sentido de las fiestas cívicas

Traer a la memoria colectiva el sentido de estas fiestas cívicas, implica naturalmente, remontarnos casi doscientos años atrás e intentar comprender los ideales políticos que inspiraban a los peruanos de entonces, los precursores y los actores de la Independencia del Perú, en los cuales primaba el espíritu de la Ilustración del siglo de las luces, buscando para todos los ciudadanos el reconocimiento de su dignidad como seres humanos y el abandono de la minoría de edad de la razón, que consistía para el espíritu ilustrado, en la capacidad de pensar por sí mismos operada en el hombre por la educación y la autonomía.

No voy a profundizar en la Ideología de la Ilustración, ni en los matices que adquirió en suelo peruano, ahí está el caso de tantos nombres ilustres como el de Hipólito Unanue por ejemplo. Sólo quiero hacer notar que todos ellos se inspiraron en el ideal ilustrado queriendo hacerlo realidad en el Perú. Pensaban nuestros tatarabuelos o nuestros abuelos que sería el mejor legado que podrían dejarnos a las generaciones sucesivas. Todos habremos oído contar en nuestras familias -o en la escuela- los ecos en hijos y nietos de los sucesos de Ayacucho o de Junín, o los anteriores, como es el 28 de julio, en los cuales se narraba con orgullo y admiración, el espíritu patriótico con el cual esas generaciones arriesgaron su vida por el Perú.

En estos casi doscientos años transcurridos, la visión de la vida y esos ideales ilustrados han evolucionado. Con rapidez vertiginosa, diría yo, en las últimas décadas del siglo XX. Los principios éticos del honor, la justicia, la magnanimidad, el bien común, la valentía, la honestidad, la veracidad, parecieran haber sido sustituidos en la vida pública y en la privada por otros móviles y fines para la acción y la vida humanas. Ideologías nacidas en un clima agnóstico e individualista han persuadido a muchos que la utilidad y el interés son los móviles válidos para el hombre moderno. Asimismo, esos fines justificarían los medios. Y así, persuadidos de la sentencia hobbesiana de que el hombre es un lobo para el hombre, se ha hecho un pacto social en muchos lugares para sobrevivir democráticamente, buscando a la vez con ferocidad el éxito o el interés personal a ultranza, traducido todo ello en millonarias cuentas bancarias y en solvencia económica.

Si nuestros antepasados tenían claros sus ideales políticos y los valores morales que los inspiraban, hoy tenemos imperiosa necesidad de aclarar la visión ética de la vida y la real naturaleza del existir humano. Todo ello es urgente tanto para el ámbito político, como para el familiar y el social. No es cierto que el valor supremo para el hombre sea el dinero o el poder, o ambos; ni tampoco que la relativa felicidad de la vida temporal se encuentre en los bienes materiales, en un hedonismo egocéntrico y desenfrenado. No es cierto. Todo lo contrario. Es un grueso error antropológico, experimentado siglos atrás por tantísimos pueblos y civilizaciones, incluso a la aparición del cristianismo. Es más, dichos móviles son la expresión de una profunda crisis moral en las sociedades que los ostentan.

... Sólo se logra superar esas crisis de valores con energía moral. Los ciudadanos, hoy día hemos de invertir en nosotros mismos y en la educación de los demás, especialmente de la juventud, en energía moral para poder construir así, con valentía el propio espacio familiar y social. Sin falsos determinismos ni cómodos abstencionismos. Por algo somos libres como nos lo recuerdo nuestro Himno Nacional y ojalá seámoslo siempre, pero no sólo con autonomía política y jurídica, sino libres con libertad moral.

Ser libres moralmente requiere, como es bien sabido, un compromiso serio con los principios del código ético para el obrar humano. Y conmemoraciones como las Fiestas Patrias,- con tantos ejemplos heroicos de virtudes- son una oportunidad para estimular ese compromiso nuestro.

Asimismo, al experimentar con viveza las raíces comunes que nos unen a los peruanos y al contemplar una vez más nuestra historia -de la cual tanto podemos aprender y sentirnos orgullosos- ello es ocasión para llenarnos de esperanza en el mañana. Podemos estar a la altura moral que las circunstancias actuales nos demandan y hemos de fomentar alrededor nuestro el optimismo, dándonos cuenta, una vez más, que poseemos un riquísimo legado cultural, que hemos de mostrar al mundo con orgullo, también como fuente de riqueza turística para el país. Que vivimos asimismo en una nación con extraordinario potencial natural sin explotar aún. Que poseemos un capital humano con enorme energía por su composición juvenil, requerido de educación y oportunidades de trabajo. Que constituimos una nación, noble y digna, que exige de nosotros el empeño por impulsar el cambio social y el desarrollo económico, objetivos comunes que deben unirnos a todos los peruanos hoy y mañana, sin distinción de credos políticos.

b) Los desafíos y retos del siglo XXI para la Región Piura.

Hace apenas dos meses un experto consultor del PNUD, el profesor Antonio Brack, nos hacía ver en el Claustro Pleno de la Universidad de Piura, con ocasión de la apertura solemne del presente Año Académico, las grandes posibilidades que tiene nuestra Región para lograr un enorme desarrollo. Con sus frases, oportunas para una conmemoración como la presente, expresaba que: "La Región Piura, sin lugar a dudas, tiene un sitial importante para lograr un desarrollo espectacular. Es una región única, original, inconfundible, con un perfil de potencialidades y de gentes que ofrecen una capacidad enorme para avizorar un futuro promisorio."

Y continuaba: "Si queremos hacer comparaciones, a veces un poco odiosas, la Región Piura ofrece mayores potenciales de desarrollo que Israel, porque es más grande en extensión, tiene más agua, menos habitantes, y más recursos, pero tiene similitudes de suelos de desierto, problemas de salinización y sol abundante. Pero la mayor diferencia está en que Israel ha invertido enormemente en generar ciencia y tecnología, y su capital más valioso es el conocimiento.

Los recursos de Piura son el mar, los bosques secos, los algarrobales, los bosques y zonas templadas de altura, la jalca o páramo, la energía solar, la minería y su gente emprendedora. Sin embargo, también enfrenta problemas de suelos salobres, deterioro de cuencas, pérdida de bosques y desertificación, y la binacionalidad de algunas cuencas, que obliga a concertar...

Posee una densidad poblacional baja, con una mayoría urbana del 71% y cerca del 50% de población joven, un reto a tener muy en cuenta. La escolaridad llega al 85% y el alfabetismo rural al 77%. La población escolar es el 30% del total, lo que implica inversiones fuertes para mejorar la calidad. Cuenta con 414 bibliotecas, de las que 14 son de tipo superior. La pobreza es del 13% y el promedio de ingresos mensuales per cápita/mes es de S/. 210."

Después de reseñar los datos de las características agrícolas señalaba el profesor Brack: "Posee rarezas ecológicas como Illescas, con lobos, cóndores y pingüinos; Virilá, con aves migratorias; los manglares de San Pedro, los más meridionales de la costa pacífica oriental; los bosques con el cortarrama de Raimondi; los bosques secos con numerosos endemismos de aves, mamíferos y reptiles; los páramos de Ayabaca y Huancabamba, con las Huaringas; la chicha, la algarrobina y tantas otras bondades.

En los despoblados existen comunidades tradicionales con extensiones de bosques, donde el recurso más importante es el algarrobo, tan ligado a la tradición piurana.... El algarrobo, además de proteger contra el avance del desierto, es cada vez más fuente de productos únicos y de alto valor nutritivo, como la harina de algarroba que produce la Comunidad San Juan Bautista de Locuto con el apoyo de la Universidad de Piura" Continuó su exposición destacando la importancia del manejo del agua para Piura. Decía:.

"Uno de los grandes retos del siglo XXI y el tendón de Aquiles de la Región será el manejo de las cuencas altas para el flujo del agua, el elemento indispensable para la producción. La Región deberá tener muy en cuenta este aspecto y ver cómo generar inversiones en las cuencas altas para asegurar el agua. La reforestación es posible en grandes extensiones en las cuencas altas, con especies nativas como el bambú y otras, y podría ser una actividad importante para las comunidades altas, productoras de agua.

Añadía: "Un enorme potencial ofrece la producción orgánica para los mercados internacionales: mango, limón, algodón, banano, pescado de mar, subproductos de la algarroba como nutracéutico. La acuicultura es una actividad subaprovechada, y es posible la cría de Artemia, de peces en los reservorios, y del cocodrilo de los manglares, hace dos siglos abundante en los ríos Chira y Piura, entre otros. Es factible criar venados para carne de exportación, como se hace en otros países; el sajino para carne y cuero muy fino; y, por qué no, loros, pacasos y otras especies.

El ecoturismo y el turismo hacia la naturaleza es un potencial dormido en la Región. Bosques secos, con especies únicas; manejo y caza de venados; playas con mar cálido; camino inca; reservorios para deportes acuáticos; Illescas para turismo de aventura, etc. Cuando el gran científico alemán Alexander von Humboldt hace 200 años recorrió el camino inca desde la frontera con Ecuador hasta Huancabamba, escribió en su diario: "Los reyes y emperadores de Europa no fueron capaces de construir caminos tan buenos como el gran camino inca a lo largo de los Andes"

Tras una magistral y detallada descripción del enorme potencial del Perú en sus diversas actividades y destacando lo imprescindible que resulta la educación par lograr un desarrollo sostenible, Antonio Brack sostenía:

"Naturalmente, que estas actividades potenciales y actuales, y su desarrollo futuro, deben formar parte de un Plan de Desarrollo Regional con una visión de futuro, donde lo actual y coyuntural no debe hacer perder de vista lo venidero y las excelentes tendencias mundiales en los mercados del siglo XXI. Esto implica concertar; integrar disciplinas; y avizorar programas a diez o más años. Esta planificación debe tener muy en cuenta los asuntos ambientales y los econegocios, porque el siglo XXI será el siglo de lo natural, de lo orgánico, de la naturaleza, del ecoturismo y de todas las actividades relacionadas con el ambiente."

c) Reflexiones finales

Concluía el profesor Brack su esclarecida disertación sobre la Región Piura, -que he querido compartir con Uds. en estas vísperas del 28 de julio- con una invitación a no "perder el tiempo lamentándonos de nuestros problemas, sino buscar las soluciones, -decía- porque si alguien sólo se limita a llorar problemas es parte del problema, pero si busca las soluciones es parte de la solución. Debemos recuperar la visión de futuro con optimismo para buscar el desarrollo del país y la calidad de vida de nuestros ciudadanos, porque si no lo hacemos se pueden acrecentar los problemas sociales y la inseguridad en el país."

Pero quiero hacer notar, que a todos los ciudadanos, pero especialmente a los que tienen misión de dirección pública en el Perú, se nos exige coherencia ética frente a las exigencias del desarrollo de nuestro país. No se puede disociar la conducta profesional del código ético al que me refería antes. Porque si no se practica ese código, que en sus más elementales formulaciones enseña al hombre a no mentir, empiezan las desconfianzas que generan barreras humanas y bloquean la cooperación entre los hombres. O la falta de credibilidad política y financiera, con consecuencias graves e inmediatas en la inelegibilidad de un país para ser objeto de inversiones por parte de los grandes capitales mundiales. Con la veracidad pasa lo contrario. Genera inmediata confianza, unidad y solidaridad estimulando las mejores energías del hombre para afrontar grandes empresas: genera la magnanimidad a la que me refería antes. Además de ser ejemplar y por eso influyente en los que conviven con el hombre veraz.

Por alguna sabia decisión regían en el antiguo imperio de los Incas las normas morales formuladas por algún sabio amauta y muy apreciadas en la conducta de un peruano de entonces: no mientas, no robes, no seas ocioso. Tienen una sorprendente actualidad en el Perú actual y nos llaman a reflexión, más aún en unas fiestas cívicas como las que estamos conmemorando.

Quiero concluir con palabras del Profesor Brack: "El Perú es más grande que sus problemas. El Perú tiene enormes potencialidades para ser un país fuerte y respetado. Cuando comprendamos en toda su dimensión que uniendo las potencialidades con la educación de excelencia, generadora de capital conocimiento, ese día despegaremos y veremos la luz al final del túnel de las confusiones actuales."

Muchas gracias.

Piura, 25 de julio de 2003

Regresar