Año II - Número 68 Boletín semanal editado por la Oficina de Información Abril 2003


Dolor en la espalda baja: ¿Infección urinaria o contractura muscular?

Orison Woolcott (*)

Uno de los problemas frecuentes, y que es motivo de consulta médica, es el dolor en la espalda baja y , probablemente, la expresión más común del paciente en el consultorio médico es: "...Doctor, creo que ando mal de los riñones".

La respuesta a veces no es sencilla, pero para "felicidad" de ustedes cerca del 70% de los dolores en la espalda baja o lumbalgia (para denominarlo apropiadamente, y lleva ese nombre por la localización que tiene, en referencia de la columna lumbar, que es la última porción de esta estructura ósea), es de origen muscular y no de origen infeccioso urinario. Otras causas de lumbalgia son: hernia lumbar, osteoporosis (falta de calcio en los huesos), osteoartrosis (desgaste de las articulaciones entre las vértebras); y causas muy infrecuentes: los cánceres de origen óseo. Pero, es obvio que es deber nuestro, de los médicos, definir el origen del dolor referido.

El origen de la lumbalgia es por lo general muscular. Se presenta, generalmente, como un dolor exquisito en la zona, que se exacerba con el movimiento y suele calmar con el reposo. En la mayoría de casos, este dolor no se irradia hacia otra zona. Al ser un problema muscular, la lumbalgia es causada por una extenuación de los músculos de la zona lumbar, por ejemplo, al realizar un deporte (la acción de caminar o correr suelen fatigar los músculos de esta zona), o cargar objetos livianos o pesados, de manera incorrecta. Otras causas con el mal hábito al dormir (boca arriba o ¡lo peor!, boca abajo -la postura correcta para dormir es de costado-); la posición incorrecta que solemos adoptar al sentarnos (que debiera ser con el tronco erguido, y si nos creemos cibernautas, el borde superior del monitor de la PC debe estar a la altura de nuestros ojos, de tal manera que nuestra columna cervical no sufra, de lo contrario, tendremos dos problemas: CERVICALGIA y LUMBALGIA.

Como colofón, si adoptamos buenos hábitos al realizar nuestras actividades, y también al descansar, evitaremos ese dolor que muchas veces nos impide realizar nuestro trabajo o inclusive nuestro deporte favorito. Con estas líneas ustedes podrán tomar conciencia de que en sus manos está la prevención de este dolor tan común. Por otro lado, no mencionaré la parte del tratamiento de la lumbalgia puesto que suele ser habitual la automedicación entre nosotros. CONSULTE A SU MÉDICO.

(*) Servicio Médico de la Universidad de Piura

Regresar