Año III - Número 112 Boletín semanal elaborado por la Dirección de Comunicación Marzo 2004


La píldora del día siguiente "nueva amenaza" contra la vida

Por: MD Prof. Leslie Young (*)

Ante el reciente anuncio de la posible distribución de la llamada píldora del día siguiente, importa conocer que esta píldora es un preparado de hormonas que se ha de tomar dentro de las 72 horas siguientes a aquella relación sexual susceptible de dar lugar a un embarazo. Cuando este preparado llega al torrente sanguíneo, las altas dosis de hormonas trastornan el delicado equilibrio hormonal necesario para que la mucosa uterina acoja al embrión eventualmente concebido. Sucede así que, si ha habido una fecundación, el embrión no logra implantarse en el endometrio modificado por la píldora. El resultado es la expulsión, pérdida y muerte del embrión. En pocas palabras, evita la implantación del embrión.

Y ¿qué es la fecundación o fertilización? Consiste en el proceso por el cual el óvulo y el espermatozoide se unen para formar el cigoto o embrión unicelular. Este embrión se va desarrollando progresivamente en la trompa uterina hasta llegar al útero para implantarse, entre el 7mo y 14vo día. El embrión antes de implantarse desarrolla numerosas actividades. La más importante es la reorganización de su nuevo genoma, que se produce de 3 a 6 horas desde la unión del óvulo y espermatozoide. Es importante mencionar este detalle porque se ha demostrado que el nuevo genoma del cigoto asume el control del proceso de crecimiento. Otra evidencia de que el embrión ya es un ser individual son la aparición del eje cabeza-cola y la activación de genes propios desde la primera célula embrionaria, así como durante todo el período pre-implantatorio, entre otras.

Además, si la interrogante es si la píldora del día siguiente es o no abortiva importa conocer un poco la historia para comprender cómo la Organización Mundial de la Salud nos quiere "tomar el pelo" . En 1963, el Departamento de Salud, Educación y Bienestar de los EEUU (HEW), definió como procedimiento abortivo a "todas las medidas que impiden la viabilidad del cigoto en cualquier momento entre el instante de la fertilización y el parto". Dos años después, al encontrarse con problemas éticos y legales para usar libremente los métodos anticonceptivos y permitir la experimentación con embriones humanos, empezaron a cambiar el significado de términos como gestación y concepción.

Fue entonces que el Colegio de Obstetricia y Ginecología de EEUU (ACOG), en 1965, cambió la definición del comienzo del embarazo: De la fecundación a la implantación. Y también modificó la definición de concepción: que antes era "igual a fecundación", es decir unión del óvulo y espermatozoide, y que ahora sería "la implantación". Efectivamente, si el aborto se define como la interrupción de la gestación, y ésta se inicia en la concepción, y no ya en la fecundación, para la OMS, existiría un período de tiempo donde el asesinato del embrión pre-implantatorio no se podría llamar "aborto". Esta acción simplemente no tendría denominación.

La píldora del día siguiente es, por tanto, una autentica técnica abortiva o de asesinato y no simplemente anticonceptiva, como se ha afirmado repetidamente, pues se trata de la eliminación de un ser humano inocente con una potencialidad e individualidad únicas demostradas científicamente.

(*) Área Departamental de Ciencias Biomédicas - Universidad de Piura

Regresar